Skip to content

El hombre desplazado

25/06/2016

el espíritu de la ilustración

Tzvtetan Todorov se considera un hombre de las dos Europas: la del Este y la del Oeste. Se define como “un hombre desplazado”, ya que siempre viaja de su país de origen y se muestra sorprendido al país al que llega. Es un hombre ilustrado. Manifiesta su disgusto por el maniqueísmo y atisba con gran agudeza la deriva de las democracias modernas. Retrata como nadie el espíritu de la Ilustración, porque cree que Europa es un resultado de esta actitud y su filosofía.

Hoy todos observamos atónitos la puesta en evidencia de las fuerzas políticas centrífugas, y también centrípetas que asolan a los países en su día a día, y en su relación con los demás. Asistimos a un cierto estancamiento porque la verdad se ha vuelto frágil y la opinión pública engulle en momentos decisivos la libertad del individuo.

Una de las proclamas de Tveztan Todorov es volver a recobrar el humanismo de la ilustración: buscar la verdad, en vez de intentar , reiteradamente, poseerla. Tendríamos que respondernos con voz crítica a la pregunta: ¿sobre qué base intelectual y moral queremos construir nuestra vida en común?.

En primer lugar, los hombres de la ilustración, como apunta Todorov, se dedicaban a observar, estudiar y describir creencias que servían de camino a la tolerancia y a la libertad de conciencia. En este sentido, se abría una puerta al mundo sensible y se descubrían los derechos inalienables de los hombres.

Hoy, la alienación en muchos campos en donde actúa el hombre es un hecho, acentuada por una crisis económica que dificulta la difusión de la cultura y el saber.

“El espíritu de la Ilustración hace un elogio del conocimiento que libera a los seres humanos de tutelas externas que los oprimen”, afirma Todorov.

Claves como el conocimiento, la autonomía, la universalidad y el entendimiento no se darían si no se utilizaran el testimonio de los sentidos y la capacidad de razonar. Carecemos de espíritu crítico porque el escepticismo es generalizado y la burla sistemática tiene de sabiduría sólo la apariencia.

La educación es vital para hacer individuos capaces, que les distinga su autonomía y sean conscientes de que el poder público no tiene derecho a decidir en última instancia donde reside la verdad. No hay que confundir los objetivos con los medios .

La pluralidad es en sí, fuente de ventajas . Además, establecer como base la unidad, sacando ventajas de las diferencias, puede facilitar el espíritu constructivo.

Según versan algunas de las lecciones magistrales de Todorov, la Ilustración ya no es una doctrina históricamente situada, sino una actitud ante el mundo.

¿Seremos capaces de seguir integrando las diferencias sin hacerlas desaparecer?.

 

Anuncios
Dejar un comentario

Es tu turno.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: